Método y acompañamiento en Biodesprogramación Biológica

Biodesprogramación Biológica

La Biodesprogramación Biológica es una metodología que utiliza un conjunto de técnicas para abordar distintas Patologías físicas o psíquicas a través de códigos que conectan con la función biológica de la sintomatología a los conflictos emocionales que programan el síntoma.

Biodesprogramación Biológica
Biodesprogramación Biológica

Este método optimiza cualquier tipo de tratamiento a través de la toma de conciencia, y la sanación de los conflictos emocionales; con esto queda claro que esta metodología no está en contra de ningún tipo de terapia o tratamiento ya sea Medicina convencional, Naturopatía, Biorresonancia, psicología, etcétera, lo que pretende la Biodesprogramación Biológica es complementar e integrar.

Las bases de la Biodesprogramación Biológica nacen a finales de los 70 y principios de los 80 en los estudios del Doctor Hamer, un médico oncólogo alemán que trabajaba en un hospital en Munich. Después de que su hijo sufriera un accidente en el cual le disparan en la cabeza y queda en coma, el Dr. Hamer desarrolla un cáncer de testículos que finalmente supera y su mujer, al mismo tiempo, prácticamente también sufriendo varios tipos de cánceres que no consigue superar. Finalmente, su hijo también moriría y es a partir de este momento cuando empieza a investigar la relación que tenían los cánceres de su mujer y el suyo propio con el acontecimiento dramático de su hijo. Después de las primeras conclusiones, amplía su investigación durante mas de una década con sus propios pacientes del hospital en el área de oncología, conectando el tipo de cáncer sufrido por cada paciente con el conflicto emocional vivido y unos tacs cerebrales que revelaban, según el tipo de cáncer o de conflicto una diana o edema en esos puntos concretos llamados relés.

 

Biodesprogramación Biológica a partir de todos estos estudios el Dr. Hamer desarrolló lo que el llamaría la nueva medicina germánica, compuesta por interesantes estudios como¨las fases de la enfermedad¨ o “la ley de hierro del cancer”, teniendo que exiliarse de su país por problemas judiciales referentes a la práctica de estos descubrimientos.

Más tarde, discípulos y autores conocidos como Claude Sabbah o Marc Frechet fueron evolucionando y ampliando más campo de acción al método inicial de Hamer, introduciendo nuevos conceptos como los ciclos biológicos memorizados, el proyecto sentido o vida intrauterina o el análisis transgeneracional, un concepto revolucionario en el campo terapéutico moderno y ya investigado tiempo atrás por psicoanalistas como Josephine Gilger, Anne Ancelin schutzenberger y otros. La Epigenética conductual, que quiere decir lo que está por encima de la genética, que no es otra cosa que todas las experiencias y neurosis de nuestros ancestros, las cuales no se pierden sino que se heredan teniendo que dar los descendientes soluciones en la mayoría de los casos de una manera inconsciente.

De esta evolución nacen en Francia varias escuelas de formación como “La descodificacion Biologica” o la“Psicosomática clínica”, de las cuales el creador de la Biodesprogramación Biológica basa parte de su conocimiento. Después de más de 20 años de experiencia en formaciones por todo el mundo y la experiencia clínica de consultas individuales y grupales, el licenciado en Arquitectura Francisco Iváñez abre su propia escuela de formación llamada Escuela de Biodesprogramación Biológica y vinculada a AITI -Asociación internacional de terapias integradas-. También colaborando con otras escuelas internacionales.

Algunas de las técnicas que utiliza la Biodesprogramación Biológica dentro del método son: La PNL(Programación neurolingüística), Hipnosis, Numerología, rebirthing, Lenguaje no verbal, etcétera.

Hoy en día esta escuela sigue formando terapeutas en Europa y América.

¿Qué es la Biodesprogramación Biológica?

Biodesprogramación Biológica forma parte de un acompañamiento. El objeto es descubrir las causas de un conflicto inconsciente que incluso puede estar provocando un síntoma, una enfermedad o un trastorno de comportamiento. Y solucionarlo.
“Trabajamos con sensaciones. El cuerpo habla”, Además de la razón y las emociones, principalmente somos seres biológicos.Y desde aquí con esta noción biológica, vamos a ir a buscar, a explorar. Ante un acontecimiento, se conecta con el pensamiento, el sentimiento, de ahí a la emoción y luego la sensación corporal. El cuerpo nunca miente.
La Biodesprogramación Biológica pone su enfoque directamente en la biología, habla de cómo nos hemos estructurado biológicamente desde que somos una célula, de cómo hemos realizado nuestro desarrollo de embriones desde la concepción, en la etapa pre-natal, hasta llegar al parto.
Todo este proceso de desarrollo embrionario se realiza a través de la generación de cuatro capas embrionarias establecidas siguiendo el proceso de la evolución.
-La primera capa, estaría relacionada con la supervivencia; otra vinculada con la protección; otra, con la estructura, y otra, con la relación. Cada una de estas capas alberga una serie de órganos del cuerpo.
Cuando hay un síntoma, y nunca al revés, buscamos ese órgano relacionado con la capa embrionaria correspondiente y si es un tema de supervivencia, vamos a entender inmediatamente que está implicado un problema concerniente a los órganos relacionados con esta primera capa que serán los pulmones, el hígado, el aparato digestivo etc… Aquí ya tenemos un código: capa embrionaria – órgano – supervivencia. Y de la misma forma con las otras tres.

Biodesprogramación Biológica
Al establecer una relación, nos permite avanzar con rapidez en averiguar, la probable causa emocional del conflicto, que se esconde detrás de un síntoma.
Ya que Todo síntoma tiene una clave emocional.
Si tenemos un síntoma, muy probablemente y gracias a estos códigos, vamos a poder llegar a la causa emocional que se esconde detrás, que puede ser muy variada en su tipología. En el trabajo de la consulta iremos rápidamente a desactivarlo. Cuando encuentras el código, se hace consciente y desactivas el síntoma. Ya no hay una razón para que eso se mantenga, cuando la raíz ha salido a la luz.
Nuestro cuerpo nunca miente. Nuestro pensa-miento y sentí-miento son construcciones que pueden no ser muy fiables, cuando hablamos de un proceso mental, podemos llegar a descubrir perfectamente las causas y hacer el recorrido de cualquier situación, pero no se mueve nada.
En cambio cuando trabajamos con las sensaciones corporales, el cuerpo se moviliza, el cuerpo habla, aparece una sensación que identifico y busco la emoción asociada. Es decir, todo lo que ocurre en el plano biológico tiene un sentido, tiene un por qué y sobre todo un para qué, un objetivo.
Así se pueden identificar patrones. Por eso nosotros buscamos el origen; empezamos revisando normalmente el árbol genealógico, porque hay patrones familiares que heredamos, no son nuestros, pero los mantenemos vivos. Son como un programa. Llevamos 23 cromosomas de nuestro padre, otros tantos de nuestra madre, que a su vez llevan los suyos, y no llevamos ninguno nuestro. Y comenzamos a actuar en función de esa herencia cromosómica. No somos una tabla rasa, no comenzamos desde cero.
A partir de allí desarrollamos unas formas de actuación más o menos frecuentes, que se van convirtiendo en una especie de programas.
Por ejemplo, cada vez que tengo un conflicto, provocado por un acontecimiento que no estoy gestionando de una manera adecuada, interiorizo la solución de ese conflicto. Si estoy estructurado desde mi aparato digestivo, lo manifestaré con alteraciones en él. Si lo estoy en la respiración, lo haré en mis pulmones; si es en el almacenamiento de reservas, (porque algún ancestro o yo mismo hemos vivido la escasez), generaré probablemente problemas en el hígado; si estoy con rabia, (quizá porque no he sido un hijo deseado, o en mi concepción ha habido violencia, un abuso sexual, en fin…) quizá tenga problemas en la vesícula; si me han hecho una guarrada, (como problemas de herencia), a lo peor genero un cáncer de colon,etc…
Lo que llamamos enfermedad no es más que un recurso de la biología para lograr adaptarnos a situaciones de supervivencia.
De ahí que la enfermedad no es un problema, sino el camino hacia una solución, que debemos encontrar. Y el camino consiste en llevar al plano consciente lo que se oculta en el inconsciente.-
Llevamos inicialmente, el conflicto al inconsciente porque, generalmente, no lo podemos soportar,( normalmente duele) y el síntoma es la consecuencia. Nosotros solos por nuestra cuenta es complicado que logremos activarlo, pero con el acompañamiento de un terapeuta, en este caso desprogramador, sí podemos atrevernos a movilizarlo y hacer que se manifieste.-
El acompañante desprogramador de la Biodesprogramación Biológica es un provocador que hace propuestas, hipótesis, que luego tiene que confirmar, la persona que consulta, según le resuene. Esto es ir buscando lo que llamamos el re-sentir, volver a sentir aquello que ocurrió en un plano consciente, (la emoción oculta) y que quedó olvidado.-
Denominamos a esos conflictos, “programantes”, porque nos programan.
Normalmente ocurren en la infancia, cuando no tenemos capacidad de respuesta ni recursos. Por eso no sabemos qué hacer con ello y lo reprimimos para poder crecer, si no, nos quedaríamos atrapados allí. Para este trabajo nos servimos de las sensaciones corporales, de la biología
Siempre hay personas que aparecen en los procesos de la vida, que aceleran la evolución o provocan cambios, como Bach o Mozart, Los Beatles en la música, Pitágoras, Galileo, Leonardo, Newton, Edison en su momento, etcétera. Son personas iluminadas que con su genialidad hacen que se produzca un salto cuántico. En este caso el nuevo paradigma lo encarna el doctor Ryke Geerd Hamer, al que luego se han sumado los aportes de muchos otros estudiosos, investigadores, practicantes.
Contamos con herramientas antiguas y más actuales, como la psicogenealogía, la numerología psicocomportamental y estructural, la PNL, la hipnosis ericksoniana, el rebirthing, etcétera, todas ellas, contribuciones que dan estructura y completan a la Des-programación Biológica.-
Existe un cambio de la percepción, cuando hemos hecho el proceso. Normalmente funcionamos por creencias y asociaciones. Independientemente del concepto filosófico de qué es la realidad, está claro que yo estoy percibiendo algo a través de mis filtros y esta percepción, soy capaz de cambiarla. Al hacerlo, estoy cambiando mi percepción de mi historia.-
El tiempo que lleva un proceso para descodificar es variable. Podemos hablar de dos o tres sesiones, hasta incluso alrededor de diez, para temas concretos, con una periodicidad de quince días, o un mes, entre una y otra. En temas como el cáncer conviene también hacer revisiones cada tres años. Las terapias breves constan de diez sesiones normalmente, nosotros no las agotamos porque llegamos antes a una Biodesprogramación Biológica suficiente y mas tarde, la persona, procesa lo que ha pasado. Entre sesión y sesión debe haber un tiempo de integración.
De esta forma, la persona aprende a gestionar mejor sus emociones. Trabajamos en el embarazo. También con niños, teniendo en cuenta que antes de los 6 años más o menos, conviene trabajar con sus padres, debido a que el niño está somatizando, con frecuencia, problemas de ellos.-
También trabajamos a nivel de grupos. En definitiva que, todo esto es tan amplio como la creatividad lo permita, dentro de un sistema
Trabajamos en colegios, centros de enseñanza, con el profesorado y los alumnos, y también se colabora en hospitales ofreciendo charlas, explicando a los distintos servicios.
A nivel educativo es importantísimo, porque hay casuística de trastorno escolar, y estando en la dinámica de aprender a gestionar emociones, podemos anticiparnos y evitar la aparición de posibles conflictos para que no se produzcan. –
En cuanto a las características para formarse como desprogramador de Biodesprogramación Biológica, independientemente de la profesión, titulo, carrera, estudios que posea cualquier persona interesada, ella está estructurada con rigor y contenido. Es candidata toda persona capaz de apasionarse por esta actividad, es aconsejable que realice su propio proceso personal en relación a esta actividad, y esto se procura en los cursos. Estos constan no solo de teoría, sino también de práctica experiencial. No somos alternativos, somos complementarios; ayudamos y complementamos el trabajo que hace cualquier profesional de la salud. Nos vemos abocados lógicamente a supervisarnos y renovarnos continuamente. Es necesario ser científicos, rigurosos… con hipótesis de partida, no exentas de intuición, creatividad y verificando todo a continuación. Este trabajo en definitiva nos hace menos vulnerables ante la enfermedad. Estamos bien entrenados para entender y enfocar con garantías cualquier proceso patológico en el cuerpo o en la mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =

Solve : *
19 + 7 =