Biodescodificación de mente pobre a mente rica

Biodescodificación de mente pobre a mente rica

¿Te gustaría saber si tienes una mente de pobre o de rico?

Mente pobre
Mente pobre

Biodescodificación de mente pobre a mente rica, hay muchos artículos, vídeos y bibliografía sobre como piensan los ricos, como hacerse rico, como tener éxito, etc… y claro, escribir sobre los pobres no es muy atractivo ni esperanzador desde el punto de vista de la ley del enfoque, ya que ésta nos dice que en todo en lo que nos enfocamos o prestamos atención se expande, por lo que si prestamos atención a la pobreza lo lógico es que se expanda y se refuerce, por eso quiero explicar para qué demonios escribo sobre la pobreza mental. Es muy sencillo, desde que empecé a desarrollar mi inteligencia financiera a través de cursos, seminarios, libros y demás…  comencé a observar mis propios pensamientos, sentimientos y acciones con respecto al dinero, lo que descubrí me asustó y me hizo cuestionarme todas mis creencias y hábitos financieros, cuando comencé mi transformación mental con respecto a mis temas financieros un mundo nuevo de expectativas, aprendizajes y curiosidades se abrió ante mis ojos, y a día de hoy aun sigo en un éxtasis continuo de aprendizaje en inteligencia financiera, en todo este camino empecé a observar y escuchar a mis clientes, alumnos y familiares desde mi nueva percepción,  lo que descubrí era alucinante, al igual que yo todavía hay una cantidad de personas increíblemente inmensa, que viven bajo la hipnosis de la pobreza mental y no llegan a cuestionarse nada de nada, y lo peor de todo esto y por lo que he escrito este artículo es que muchas personas que aparentemente no les falta de nada, tienen dinero y trabajo no se consideran pobres, aunque la realidad es que son más pobres que los clásicos pobres que piden en la puerta del supermercado, por lo menos estos lo reconocen, pero la mayoría de personas no reconocen su mala relación con el dinero, por lo cual, tarde o temprano acaban sufriendo por cuestiones de dinero, familiares, personales y laborales, y esto amigos, yo que lo he vivido, a día de hoy pienso que es un sufrimiento patético, frustrante e innecesario, así que este artículo va dirigido a todas las personas que creen que no son pobres, pero se preocupan por el dinero.

Vamos a clasificar distintos tipos de mente pobre y sus hábitos:

  • El rico-pobre: Este tipo de personas viven por encima de sus posibilidades y les importa mucho la imagen que dan al exterior, son caprichosos e impulsivos, compran bienes y objetos innecesarios para satisfacer vacíos interiores o satisfacer a los demás, utilizan de manera irresponsable las tarjetas de crédito y no reflexionan ni validan las decisiones económicas importantes, se suelen creer constantemente sus hipótesis y cuando algo les sale mal justifican y buscan culpables fuera, suelen ser personas que pasan de tener grandes cantidades de dinero a tener deudas, son muy tozudas y no admiten consejos o recomendaciones ya que por el simple hecho de que tienen capacidad de generar dinero rápido se creen que tienen cultura financiera y sabiduría con respecto al dinero, pero su vida es como una montaña rusa, hacen regalos caros y se enfrascan en prestamos e hipotecas sin sentido, son enemigos del ahorro y del control financiero.
  • El pobre-rico: Este tipo de personas suelen ser ordenadas, trabajadoras y suelen tener control en la gestión de sus ingresos y gastos, pero el problema esta en la culpa inconsciente que sienten por estar en una situación económica holgada con respecto a su entorno familiar o social, por lo que adoptan un patrón mental de escasez, se les puede identificar por su lenguaje, siempre intentan aparentar que no tienen dinero o que están en una situación económica precaria, además empatizan con personas que hablan mal del dinero y les dan la razón, así ellos no se sienten excluidos del grupo social, ¿Cómo voy yo a ser abundante y mis amigos y mis padres no? ¡Qué traición!, lo patético de este patrón es que programan a los hijos en la escasez, aun teniendo una buena posición económica, ¡Haber si te crees que somos ricos!, menuda lástima porque los hijos adoptan el mismo patrón de pobreza mental y se estructuran. ¡Tengo que ser pobre, (aunque tenga dinero), para ser aceptado!, Este tipo de personas aunque tienen dinero y están en una buena situación financiera vibran en la pobreza, por lo cual la atraen a su vida, en forma de, dejarle dinero a familiares y amigos, roturas repentinas del vehículo, la nevera o inversiones que benefician a los demás pero no a ellos, en el fondo no quieren prestar su dinero, pero lo hacen, porque las personas que les rodean no son tontos y huelen su dinero, estas personas alivian su estress dándose algunos caprichos, eso si, discretamente y justificando. Cuando hables de dinero delante de ellos se pondrán nerviosos, porque creen que les puedes pedir.
  • El orgulloso de ser pobre: Estas personas se sienten totalmente orgullosas de tener mente pobre y se les puede identificar fácilmente en su lenguaje, ¡Los ricos son deshonestos! ¡Hijo mio los pobres tenemos que trabajar!, estas personas son muy victimistas, y pesimistas con respecto al dinero, les cuesta mucho pasar a la acción, siempre esperan a que los demás hagan algo, pero ellos no hacen nada por cambiar las cosas, tienen la autoestima baja y piensan que no son merecedores, suelen hablar mucho de política y ellos se posicionan con la clase obrera (pobre), suelen buscar oportunidades y precios baratos, prefieren hacer ellos las cosas antes de pagarle a otros, ayudan a los más cercanos pero desprecian a los que no son de su grupo o clan, su propia desvalorización los ancla en la pobreza mental y no se abren a nuevas formas o cambios, estas personas son alegres por fuera y  amargados por dentro, suelen tener problemas de salud o de relaciones y dicen frases como “El dinero no cae de los árboles” “Hijo mio échale 7 nudos al dinero”, este es uno de los patrones mas comunes en nuestra enferma sociedad, además, estas personas las podemos identificar por que tienen la creencia de que el jefe, el padre, o el estado tienen la obligación de mantenerles un sueldo, eso si, ellos no mueven chapa ni arriesgan nada, cuando lo hacen inevitablemente fracasan, consecuencia de su vibración de escasez.
  • El rico peligroso: Estas personas tienen una educación y cultura del dinero totalmente errónea, en la que hay que tener dinero a toda costa y a costa de hacer lo que sea, como agredir, estafar, manipular o engañar, dan igual los efectos lo importante para ellos son los fines, estas personas se rigen por el “Tanto tengo , tanto valgo”, son personas con muchos problemas emocionales e inestables psicológicamente, normalmente el origen de estos comportamientos se encuentran en conflictos y estructuras creadas en la infancia y adolescencia. Su mente pobre les impide crecer en empatía.
  • El inmaduro financiero: este tipo de personas son muy inmaduras emocionales y no tienen una estructura de independencia bien formada, no se identifican con dones ni talentos, no tienen pasión por servir a los demás ofreciendo valor, es más, no valoran las cosas que hay a su alrededor, suelen ser personas mantenidas financieramente, y siempre están pidiendo dinero a sus familiares y amigos, su inmadurez es tal que entran en depresión, su vida no les gusta , es como si vivieran la vida de otro y no entienden nada, suelen ser poco activos y se desvalorizan excesivamente, creen que no son capaces de dirigir su vida hacia el éxito, se consideran unos fracasados, les encantan la comida basura y trasnochar hasta altas horas, suelen engancharse a los videojuegos y para todo lo que hacen en su vida necesitan el consentimiento y el permiso de los demás, se boicotean así mismos, se ponen metas que saben que no pueden cumplir, tienen la autoestima por los suelos y se suelen encerrar en si mismos, estas personas cuando son adultas gastan dinero en hobbies y costumbres sin beneficio alguno, nada más que la satisfacción de jugar, suelen tener conversaciones inmaduras y poco relevantes y muchos de ellos han sido castrados emocionalmente por sus padres.
  • El pobre espiritual: Este tipo de personas renuncian a la abundancia económica por la creencia de que el dinero y la espiritualidad son incompatibles, seguramente hay una creencia más profunda de miedo al dinero o que el dinero crea problemas y abusos, lo curioso de estas personas es que piden dinero en forma de voluntad para fines espirituales o sociales. Su mente pobre les impiden evolucionar económicamente para ayudar a más personas.
Descubre si tienes una mente pobre
Descubre si tienes una mente pobre

Aplicar este test es muy sencillo, si te sientes identificado con algún patrón concreto o con una mezcla de algunos de ellos, ¡enhorabuena! eres asquerosamente pobre, la buena noticia, es que ya lo has reconocido y por lo tanto ahora ya puedes cambiar tu mente pobre.

De verdad, date la enhorabuena, porque el primer paso para crear abundancia en tu vida es reconocer y aceptar tu situación actual de mente pobre.

Y por si no te ha quedado claro que aún eres pobre, te invito a que ahora leas estos patrones que se manifiestan desde la mente rica.

  • La mente rica, no envidia, ni critica, ni posterga, ni justifica, ni pone condiciones, ni se juzga así misma.
  • La mente rica no se pone limites con respecto al dinero, se pone metas altas.
  • La mente rica siempre madruga, está inspirada, tiene ideas y las valida.
  • La mente rica tienen una actitud positiva y excelente, donde otros ven problemas la mente rica ve oportunidades.
  • La mente rica no se queja, sino que se pone en acción y da soluciones.
  • La mente rica no espera a que las cosas sucedan, sino que él hace que las cosas sucedan.
  • La mente rica dice más veces que no a muchas distracciones, pero cuando dicen que si a algo, lo dicen de corazón.
  • Las mente rica no se apega a sueños, personas u objetos, sino que disfruta de lo que hace cada día, sabiendo que todo le llegará.
  • La mente rica cuando se equivoca aprende de sus errores y vuelve a intentarlo desde otra perspectiva.
  • En la mente rica no existe “no puedo” “no se” y todo ese tipo de lenguaje limitante, sino que yo voy a aprender o a hacer que se pueda.
  • La mente rica colabora con los demás y les enseña, pero no les da las cosas hechas.
  • La mente rica no ve en los demás pobreza, porque sabe que la pobreza no existe, sino que solo existe en la mente de aquellos que creen en ella y por eso la tienen que vivir.
  • La mente rica les muestra a los pobres lo ricos que son, solo que ellos no lo ven ni lo reconocen en si mismos.
  • La mente rica da sin condiciones y sin esperar nada a cambio.
  • La mente rica vive en el presente y nunca en el pasado o en el futuro.
  • La mente rica no se compromete con nadie, solo consigo mismo.
  • La mente rica compra poco, pero de calidad.
  • La mente rica selecciona con mimo y cariño sus compañías, nunca elije por pena, sino por valor y calidad.
  • La mente rica es humilde y pregunta todo aquello que no sabe, sabiendo que alomejor no le va a gustar lo que va a escuchar.

Desde la Biodescodificación de mente  pobre a mente rica, puedes realizar una consulta online en Biodescodificación con un coach personal titulado para realizar un análisis transgeneracional, pasando por la inteligencia emocional para de crear un desarrollo personal que te lleve al éxito, herramientas como la Bioneuroemoción, Biodesprogramación, Hipnosis y PNL o la inteligencia emocional y financiera te llevarán a un cambio de percepción sobre el éxito, la abundancia y el dinero espectacular.

Bueno aquí he querido compartir este artículo de reflexión para todas aquellas personas que tienen problemas de mente pobre o  abundancia en general y no se explican por qué. Espero haber contribuido en algo para cuestionarse a uno mismo y empezar a cambiar las causas que hay detrás de los efectos.

Un saludo.

    Juan José Albar


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =

Solve : *
6 − 1 =